Monsanto, el monte sagrado. La villa más portuguesa de Portugal

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana

07 Jun Monsanto, el monte sagrado. La villa más portuguesa de Portugal

Mons sanctus o Monsanto se encuentra en la Región Centro de Portugal a una decena de kilómetros de la frontera española y de la localidad de Alcántara, Cáceres.

Un lugar tan extraordinario sin duda es mágico. En Monsanto se percibe una atmósfera especial, el viento es fresco y aromático, la niebla una constante y  el silencio agradable. Lo que más impresiona son las numerosas y gigantescas rocas que caracterizan el entorno y la manera en que las construcciones del pueblo se adaptan a esas moles en perfecta simbiosis. Casas y calles del pueblo se encuentran fusionadas a estos grandes pedruscos.

.

Monsanto Portugal Villa megalitico Panibericana

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 2

.

A pocos kilómetros  de la villa de Idanha-a-Nova, Portugal, enclavada en una colina muy empinada, emerge la llamada Loma de Monsanto, montaña santa. Por su ubicación, por la propia altitud del monte que domina la meseta que lo circunda, por las enormes rocas que lo jalonan y por el propio entorno, esta colina ha sido siempre un lugar sagrado muy codiciado. Por ello, numerosos pueblos y civilizaciones lo ocuparon desde los tiempos más remotos. Ha sido santuario megalítico, castro lusitano, fortaleza romana, visigoda, árabe y cristiana. Cerca, se encuentra la localidad de Penha García que cuenta con unos restos romanos impresionantes.

.

Monsanto Portugal Villa megalitico Panibericana Peninsula iberica

.

El camino que nos lleva a Monsanto, elegido por los propios portugueses en una encuesta, como la villa más portuguesa de Portugal, nos ofrece paisajes tan magníficos que es imposible no detenerse a recrear la mirada. Aparcamos el coche a las afueras del pueblo. Las calles son empinadas, peatonales y la circulación se encuentra restringida a los pocos habitantes del lugar.

El imponente Monsanto, se eleva en medio de una pradera de color cambiante según la estación del año. Alcanza los 758 metros en su punto más alto, desde donde se observan,  diminutas aldeas dispersas por la meseta.

.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 6

.

Paso a paso por Monsanto

El lugar cuenta con la calificación turística de aldeia histórica de Portugal. A nuestra llegada nos recibe la Igreja Matriz o Iglesia Madre, que aunque construida  en el siglo XV, mantiene una antigua puerta de  época romana. Merecen especial contemplación sus imágenes y altares, sobre todo el altar mayor, trabajado  en hoja de oro. Seguimos descubriendo el pequeño pueblo: la Rua da Capela,  donde encontramos  la Antiga Adega, una vieja bodega de vino y la Pousada de Monsanto. En la Praza Picota, visitamos la Antiga Capela do Socorro y la Igreja da Misericórdia. La Torre do Relógio se encuentra coronada por el Galo de Prata, gallo de plata, una réplica de la condecoración obtenida con motivo del nombramiento, La villa más portuguesa de Portugal.

.

Monsanto Portugal megalitico 3 Panibericana Iglesia

.

Continuamos ruando el pueblo por sus pequeños rincones, sus escalinatas y  estrechas calles,  jalonadas por enormes moles de granito a cada lado, que los locales aprovecharon de manera ejemplar para cimentar casas, establos o simples refugios que les puedan ser de utilidad. Nos topamos con la Fonte de Ferreiro, donde brota agua de manantial que “apaga la sed de muchos héroes desconocidos”; con la Casa de Uma Só Telha, cuyo tejado es una gran mole de granito y con la Gruta y el Horno Comunitario.

.

Monsanto Portugal Villa megalitico 2 Panibericana

.

Las enormes moles de piedra que sustentan los diferentes edificios, establos, garajes o casas,  parecen sacadas de la imaginación de los dibujantes de  Los Picapiedra.  Todo el pueblo de Monsanto es precioso. Se encuentra cuidado y limpio. Sus habitantes decoran cada rincón y fachada con macetas rebosantes de flores. Nosotros visitamos el lugar en pleno esplendor de primavera. Los colores de los jardines y los árboles, en especial de los cerezos que se encontraban en floración, contrastaban con la gris monocromía de la piedra granítica y el rojizo de los tejados y las puertas de las casas creando un mosaico de luz y color.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 9

.

Amaneceres místicos en el castillo

Hicimos noche en la villa. Nos levantamos al amanecer después de una noche fría y silenciosa. Una  niebla espesísima cubría las calles desiertas de Monsanto,  dando un aspecto onírico e irreal a todo el enclave. Subimos por las calles vacías hasta el punto más alto del monte, donde monjes guerreros de la orden templaria, construyeron el castillo e iniciaron la construcción, extramuros, de la capilla románica de San Miguel (Siglo XII-XIII), que dejaron inacabada, quedando como recuerdo los cimientos y paredes de la iglesia en la que se incrustan inscripciones o marcas de cantero, cuyo significado escapa de nuestro conocimiento.

Una capa de niebla espesísima dejaba intuir la silueta de las  paredes de la iglesia, de su torre campanario (Torre Sineira), junto a ella y al fondo, como en otro plano, se sospechaban los muros del castillo. Tumbas antropomorfas excavadas en las rocas adyacentes, completaban la bucólica estampa del lugar. Esta imagen brumosa nos hacía recordar escenas de películas, como los Inmortales, en las que los paisajes de los highlights escoceses, con sus castillos y nieblas eternas, eran protagonistas. Al avanzar la  mañana, las nieblas se fueron disipando, dejando al descubierto unas excepcionales vistas desde el castillo, colina abajo.

.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 11

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 8

.

Al castillo de Monsanto se accede por dos puertas sucesivas,  en primer lugar por la  Puerta  de la Traición (Porta da Traiçao), y a continuación por la Puerta o Porta Principal. Sus murallas se integran perfectamente en la orografía del terreno. En el interior  del castillo nos encontramos con los restos de su cisterna o aljibe, de la Casa de los Gobernantes, de la Torre del Vigía y de la capilla  de Santa María del Castillo, totalmente reconstruida. Fuera del perímetro de la muralla descubrimos los restos de otra ermita, la Capela de SâoJoâo, de la cual solo un arco permanece en pie.

.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 5

.

En el siglo XII, el monarca portugués Afonso Henriques arrebató el enclave a los musulmanes. En el año 1165 cede el control de la plaza a los monjes templarios. La orden apoyaba a los diferentes reinos cristianos peninsulares, en la recuperación de las tierras ocupadas por los árabes. En el siglo XIX, el castillo fue parcialmente destruido por la explosión accidental de un polvorín que se alojaba dentro de sus muros. 

Tras haber recorrido el pueblo a conciencia, recomendamos tres momentos para disfrutar Monsanto: el amanecer entre la bruma;  el luminoso medio día para disfrutar de sus hermosas vistas hasta el atardecer y un paseo nocturno entre sus silenciosas y misteriosas calles, iluminadas apenas por la tenue luz de alguna farola. Monsanto parece anclada en tiempos remotos. El estilo de vida del propio pueblo y de sus gentes no parece haber variado demasiado desde entonces.

.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 4

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 10.

Capela de Sao Pedro de Vir – a- Corça

En las afueras de Monsanto, en la parte baja de la loma, por el lado en que el monte se ofrece hacia tierras españolas, nos encontramos con una ermita muy especial, que a muchos visitantes les pasa desapercibida. Se trata de la Capela de Sâo Pedro de Vir-a-Corça, a unos 4 o 5 kilómetros del pueblo. Sencilla, de una sola planta,  construida en granito y orientada hacia lo alto de la colina donde se erige el castillo asentado sobre un antiguo santuario megalítico.

.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 3

.

Erigida probablemente en el siglo XIII, es de estilo románico. Al lado de la construcción un campanario o espadaña se levanta sobre una enorme mole rocosa. Sarcófagos  de piedra escavadas en la roca jalonan este lugar sagrado. Cuenta la leyenda que en este lugar un eremita consiguió arrebatar el alma de un bebé  al propio  demonio. El pequeño sobrevivió gracias a la intersección divina, a través de una corza que acudía diariamente a amamantarlo en su lecho. Diferentes estudiosos y cronistas de la zona interpretan esta leyenda como una reminiscencia de las antiguas creencias de los lusitanos, pueblo que consideraba al ciervo animal sagrado y que acudía a este lugar para realizar sus rituales sobre las enormes moles de piedra diseminadas en el lugar.

Para llegar a la Capela de Sâo Pedro, debes abandonar la localidad de Monsanto y rodear el monte, como si te dirigieras hacia la carretera principal de acceso al pueblo (N239). No te desvíes hacia ella. Sigue rodeando el monte unos 4 o 5 kilómetros hasta encontrar a tu derecha una señalización hacia la capilla. La ermita se encuentra a medio kilómetro de este señalamiento. 

.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 7

.

Artesanía de Monsanto

Visitamos un par de locales de artesanías y productos típicos varios. Como recuerdo llevamos unas cuantas Marafonas, muñecas de trapo, cuyo armazón, una cruz de madera, va cubierto por coloridos vestidos típicos. Son amuletos alusivos a la fertilidad. Son además protectores del hogar y  las cosechas ya que la tradición considera que las marafonas también protegen contra las tormentas. Sus rostros no tienen ojos, nariz ni boca, así nada pueden ver ni contar. Se suelen colocar debajo de la cama de los recién casados para que puedan concebir. Son usadas por las mujeres de Monsanto en las Fiestas de las Cruces, que se celebra en mayo.

.

Monsanto Portugal Villa rocas Panibericana 12

.

Dónde dormir:

La casa de David.

Durante los días que pasamos en Monsanto nos hospedamos en un La Casa de David. Una bonita casa rural ubicada en el corazón del pueblo. Las habitaciones son muy acogedoras ya que la dueña, de excelente trato, ha decorado con detalles especiales como, por ejemplo, curiosas lámparas de luz tenue, espejos antiguos y artesanías típicas. Las camas están cubiertas desde el techo con una cortina de gasa, a manera de dintel mosquitero, de cuya parte más alta penden hadas cuida sueños. El cuarto contaba además con una estancia estilo rústico antiguo y cocina equipada.

¿Cómo llegar?

Monsanto se encuentra a apenas 10 kilómetros de la frontera española. Nosotros llegamos desde la localidad cacereña de Alcántara, donde visitamos su afamado Puente Romano. Desde aquí tomamos la carretera EX-207 hasta la frontera portuguesa. Entramos en el país y tomamos la carretera N239. Hay que superar la localidad de Penha García antes de llegar a la villa de Monsanto. Desde Madrid 346 km y 276 km desde Lisboa .

Panibericana

 

 

No Comments

Escribe un comentario