El Monumento a los Ojos es una obra alucinante

  • Monumento a los ojos Ambite Panibericana 7
  • Monumento a los ojos Ambite Panibericana 12
  • Monumento a los ojos Ambite Panibericana

20 Oct El Monumento a los Ojos es una obra alucinante

Desde Madrid, un poco antes de llegar a la localidad de Ambite, a nuestra izquierda entre filas de olmos y cipreses, encontramos lo que a primera vista parece un mausoleo. Si nos acercamos más, observaremos un pórtico con un gran arco central y otros dos laterales. Es una construcción alucinante, muy extraña y se encuentra en un estado casi ruinoso sin desmerecer por ello. Es un pastiche digno de contemplar: el Monumento a los Ojos.

Con cara de sorpresa nos fijamos en las decenas de azulejos que cubren el pórtico y muestran ojos de todo tipo, con referencias a la España cañí y sentencias relacionadas con el sentido de la vista. Ahí, en medio de la campiña madrileña. El monumento ha sido pasto del gamberrismo. Muchas de  las cerámicas están dañadas, dando al conjunto un aspecto muy desconcertante. ¿Qué hace eso ahí?, ¿Por qué a alguien se le ocurrió construirlo?, ¿A qué viene tal obsesión por los ojos? Para responder a estas preguntas  hay que conocer al especial padre y promotor de la obra y el proceso de construcción de este monumento que, desde entonces le han dado fama de encantado, esotérico e incluso maldito.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 11

 

El 21 de julio de 1969,  “en el mismo instante en que Armstrong ponía su importante pie en nuestro satélite, Don Jesús Orozco, el cura párroco de Ambite, bendecía el Monumento a los ojos”. Así narra el momento de la inauguración, el promotor de la obra, Federico Díaz Falcón, en su libro Mirando al año 2000. Este hombre, ya fallecido, fue una persona realmente extraordinaria y extravagante: bohemio, viajero, dandi, soñador, culto y religioso. Trabó amistad con personalidades del mundo cultural de la época, como Camilo José Cela y fue un gran amante de viajes exóticos, convirtiéndose en el primer español en visitar el Círculo Polar Ártico. Deportista de especialidades extrañas, fue campeón absoluto de lanzamiento de barra castellana… ni más ni menos.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 8

 

El diseño del Monumento a los ojos se basó en la fotografía de la puerta de un cortijo en Alicante, que el promotor enseñó al maestro albañil encargado de la construcción, Ángel López Fernández. En principio, fue concebido con un solo arco. El de la derecha, si vemos de frente el monumento. Tal fue la satisfacción de Federico Díaz por el resultado obtenido, que ordenó la construcción de los otros dos arcos, el central que mide casi 8 metros de altura y el de la izquierda del mismo tamaño que el arco original para armonizar el conjunto.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 4

 

Originariamente los muros contenían tres curiosas inscripciones, hoy perdidas a modo de jeroglífico. La primera decía: “Bienvenidos a Ojoslandia. Gracias por visitarnos. Entre los árboles encontraréis un afluente de paz y esperanza”. La segunda: “Bienaventurados los que donan sus ojos y los ciegos porque ellos verán a Dios y al Universo”. La tercera: “El que dona su sangre, su dinero y su corazón poseerá la Tierra y el Universo”. Toda una declaración de intenciones por parte del Sr. Díaz Falcón, quien creía en la función protectora que iba a ejercer el conjunto, “¿Quién se atreverá a hacer mal en los campos sabiendo que le miran tantos ojos?”.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 3

Don Federico tuvo muchas y variadas ideas para construir monumentos, algunas un tanto alucinadas o alucinantes, según se mire. Por ejemplo, en la ciudad de los lagos de Alcudia (Mallorca), promovió la construcción de un monumento a los novios, que estuviera sobre una isla artificial en forma de corazón. Nunca vio la luz. Así mismo, pretendió erigir uno dedicado al clima en Denia (Alicante), cuyo diseño solamente llegó a materializarse en uno de los azulejos del Monumento a los ojos.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 16

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 13

Perseverante, Díaz Falcón recomendó levantar un monumento al silencio en Porto Novo (Mallorca). La idea tampoco prosperó. Su desbordante imaginación le llevó a plantear una y otra vez propuestas no menos extravagantes. Propuso, el nombramiento anual de una Dama de Elche, al ayuntamiento de la ciudad ilicitana. La visión no terminó de concretarse. También, propuso al alcalde de Pastrana que,  representando a la  princesa de Éboli, una joven se asomase por un balcón del Palacio de las horas para saludar a la ciudadanía. Y un sin fin de proyectos artísticos que no llegaron a ver la luz, como el monumento al invernante en Alicante o el monumento a la paella en Sueca, Valencia.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 5

La única idea loca que pudo llevar a cabo la podemos contemplar en Ambite, su pueblo natal: el Monumento a los ojosLos 200 azulejos que lo conforman son de cerámica de Manises y de Talavera, y fueron realizados por los artistas Miguel Gimeno y Rafael García Bodas. El primero se encargó de elaborar los azulejos de la parte derecha y originaria del conjunto, proceden de Manises y su forma es cuadrada, sin inscripción alguna, a diferencia de los mosaicos posteriores, elaborados de forma rectangular por la empresa Artesanía Talaverana. Estos últimos, fueron obra del ceramista talaverano, Rafael García Bodas, autorretratado en uno de los fragmentos del monumento, al igual que el propio Díaz Falcón.

El promotor solía enviar por carta sus instrucciones e ideas a plasmar sobre las piezas, indicaba los personajes a representar, así como las sentencias que debían mostrar. Algunos de los huecos que hoy vemos nunca llegaron a estar ocupados por sus correspondientes mosaicos. Otros han desaparecido o se encuentran  destrozados y picados por intentos de robo o puro vandalismo.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 15

A pesar de lo que pueda parecer, la elección y colocación de los temas no es arbitraria, según refirió el Sr. Díaz Falcón: “Empecé pensando en muy pocos ojos, el oriental, el occidental… De ahí pasé a los ojos de la historia y a los de la Biblia, y hasta la mitología, y empezaron a nacer el ojo de Polifemo, los de Tobías con la golondrina que los cegó, los de la mujer de Lot cuando se convirtió en estatua de sal,  los de la Magdalena magnificados por las  lágrimas y muchos más se colocaron en la primera mini puerta -la de la derecha- presididos por el ojo de Dios. La puerta central está exornada con los ojos de la fantasía y en ella aparecen, presididos por el ojo del Espíritu Santo, el ojo de la paz, el de la caridad, los de San Cristóbal que aparecen al volante de un coche,  el ojo  de París en lo alto de la torre Eiffel; los de Santa Lucía, los ojos sicodélicos, los del vehículo lunar, los del Universo y muchos más que harían su mención interminable”. En la misma puerta se encuentran “los ojos del humor,  así que esa puerta será algo así como el surtidor de gasolina del optimismo, para que el viaje resulte grato. En ella se ven los ojos geniales de Charlot, los de Salvador Dalí, escoltados por sus enhiestos y aciculares bigotes, el ojo del penalti, el de los 3 gatitos muy ‘in’, los del galgo que atemorizado corre delante de la liebre, los ojos en cuarto menguante,  el ojo ye ye y muchos más”.

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 9

Una vez frente al monumento, la vista pasa de un azulejo a otro. Aunque con un motivo común, los ojos, se refieren a temas muy heterogéneos: religiosos (los ojos de Sansón, o de Santa Lucía, abogada de la buena vista), morales (el ojo de la avaricia, el ojo del amor), sociales (los ojos del ciego, los ojos del Vietnam, los ojos de la Madre Teresa, Loli,  la de los leprosos), naturales (El ojo de las pirañas, el ojo del arco iris), históricos (los ojos de la Princesa de Eboli).

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 6

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 2

A mí, personalmente, me sorprendieron más los azulejos de ojos con temática social, con referencias a  la jet set o a los asuntos del corazón (los ojos de la reina Fabiola, los ojos de Raphael yo soy aquel) y aquellos otros de temática científica, incluso futurista y de ciencia ficción (los ojos de Newton,  el ojo de Armstrong,  los ojos años 2000, con platillo volante sobrevolando). Y después de mucho observar con estos ojos míos, me quedo con el azulejo de un hombre vestido de traje que en vez de cabeza tiene un dado con el número  cuatro, ¿una anticipación  a los que hoy denominamos gafapastas?

 

Monumento a los ojos Ambite Panibericana 10

Algo más para nuestros ojos

A pocos metros del monumento, en el pueblo de Ambite, se conserva una enorme encina, de 6 siglos de edad que presume de ser la segunda más grande de la península ibérica y una de las más antiguas de Europa. Una visita extremadamente recomendable. No creo que hayas visto, ni puedas ver cosas del estilo tan fácilmente.

Cómo llegar: Saliendo desde Madrid por la A-3,  debes tomar la salida 21, seguir por la carretera M-209 y M-215 en dirección Campo Real  hasta llegar a Ambite. El pueblo se encuentra a apenas 33 kilómetros desde Madrid.

Coordenadas: 40°19’8.98″N , 3°11’46.61″O

Panibericana

No Comments

Post A Comment